Enllaç de la web del sindicat   www.uspac.cat

Total de visualitzacions de pàgina:

dimarts, 30 d’agost de 2011

MOSSOS ALS TRENS ?

Com que estem acostumats a crear grups i subgrups de tota mena possible, ara farem el grup de trens, el d'avions i el de vaixells. Deixem per més endavant el subgrup de patinet i tricicle.



Unos vándalos destrozan un tren tras pararlo en Calafell




Renfe sugiere Mossos en los vagones



Un grupo de vándalos, principalmente jóvenes han destrozado asientos y ventanas en un tren en el que viajaban entre las estaciones de Calafell y de Cubelles en la mañana de ayer. La situación se repite desde hace semanas provocando la alarma entre los viajeros y causando grandes pérdidas.
La situación no es nueva. Los jóvenes toman el tren el Calafell y accionan la alarma  para bloquear el convoy cuando pasa junto a una discoteca. Ayer accionaron el freno y además causaron daños al vagón, como explicó el propio  director de Rodalies de Catalunya, Miguel Ángel Remacha.
La situación no es nueva. Hace años también se produjeron hechos similares hasta el punto que vigilancia de Renfe, Policía Local de Calafell y Guardia Civil, tenían que poner orden en la estación de la localidad entre el más de un millar de personas que tomaban el último tren del día. Algunos de los viajeros también accionaban el freno al pasar junto a la zona donde está la discoteca.
Miguel Ángel Remacha ha explicado que para afrontar estos problemas, Renfe trabaja en colaboración con los Mossos d’Esquadra ya que considera que sería útil una  unidad específica para el transporte que pudiese viajar en los trenes más conflictivos.
El director de Rodalies de Catalunya señala que Renfe dispone de personal de vigilancia de empresas privadas y que de hecho en el tren siguiente al que ha resultado dañado la pasada madrugada viajaban agentes de seguridad, pero ha indicado que «es imposible tener personal en todos los convoyes».
Hace unos años, cuando el mismo problema se incrementó en Calafell, agentes de Guardia Civil viajaban en el tren más conflictivo, junto a vigilantes jurados de Renfe, hasta la estación de Vilanova i la Geltrú.  Entonces la estación de Calafell se convirtió en un punto de conflictos con constantes peleas entre grupos de jóvenes que después de la fiesta cogían el último tren del día.