Los efectos de la crisis y los recortes no dejan indiferente a ningún sector. Y en esta ocasión le ha vuelto a tocar otra vez al los Mossos D´Esquadra. Si ya sufrieron cortes de luz en alguna comisaría o llevaban chalecos antibalas caducados en la dotación reglamentaria de los vehículos, ahora se suma la falta de munición.
Agentes del cuerpo pertenecientes a la Unió Sindical de la Policía Autonómica de Cataluña informan a Estrella Digital que han denunciado al conseller de Interior Felip Puig que las prácticas de tiro, tanto de arma corta como de larga, no se están realizando por la falta de munición. Pregunta y denuncia que, a día de hoy no ha sido respondida.
El subrealismo marcado por la crisis nos deja estas estampas. Agentes que tienen marcadas sus prácticas de tiro pertinentes acuden a realizarlas y se encuentran con este panorama. Muchas armas y ni una sola bala.
¿Se puede permitir que un cuerpo de seguridad no pueda realizar sus prácticas de tiro? Y sin cuestionar su profesionalidad, el día en el que la práctica se convierta en una realidad, ¿qué pasará?