Enllaç de la web del sindicat   www.uspac.cat

Total de visualitzacions de pàgina:

dimarts, 1 d’abril de 2014

Pobre desgraciat...

Que li facin un test d’intel·ligència, que trenca l’aparell segur.


uno de los anarquistas que atacó a las uip

Luis, antisistema del 22-M: “La Policía está buscando que haya un muerto"
Luis participó en los enfrentamientos con la Policía del 22-M. (Fotografías: El Confidencial)Luis participó en los enfrentamientos con la Policía del 22-M. (Fotografías: El Confidencial

Luis, 21 años, con el graduado escolar y trabajo en una carpintería, pone palabras y rostro embozado a los antisistema que se han levantado contra el Estado de Derecho. Hasta ahora, se presumía lo que pensaban. Pero este joven, que se declara anarquista y admite que fue uno de los que atacó "en primera línea" a los efectivos de las Unidades de Intervención Policial (UIP) en los altercados del 22-M, despeja las incógnitas desgranando su particular visión de la sociedad, de la política y de España. Tras el 22-M, batalla por los derechos de los universitarios, aunque reconoce que no terminó el Bachillerato “por ideología”. Después, irá a más manifestaciones. Seguirá "luchando" hasta instaurar una sociedad sin parlamento, sin partidos, sin industria y, por supuesto, sin policías. Y cree que en ese camino habrá algún “muerto”.

Pregunta: ¿Cuál es el motivo de estas protestas estudiantiles en las que estáis participando? ¿Qué estáis pidiendo? ¿De qué os quejáis exactamente?

Respuesta: De las becas de los estudiantes, de las subidas de las tasas… La gente no puede estudiar. Yo, por ejemplo, particularmente, con mi ideología, pues no me saqué el Bachillerato porque ni me motiva ni nada. Pero la gente que sí tiene empeño, que sí quiere sacarse una carrera, no puede sacársela porque no puede pagar las tasas. Y eso, la gente, sinceramente, no lo ve, porque somos cuatro personas de cada facultad protestando aquí. Bueno, son ellos, porque yo no soy de ninguna facultad. Pero veo que la gente no se solidariza, y lo veo muy negro en ese aspecto. Eso va a acabar con nosotros. Esto va a estallar y muy mal va a acabar esto.

P.: ¿Crees que hay menos estudiantes protestando de los que debería?

R.: Sí, muchos menos.

P.: Cuándo hablas de tu ideología, ¿de qué ideología hablas?

R.: Anarquista.

P.: ¿Y qué defiende un anarquista en el siglo XXI?
R.: Igualdad. Igualdad entre razas, entre personas… Vivimos en una sociedad racista, en un patriarcado salvaje, a la figura de la mujer la tienen explotadísima, está muy, muy mal. Es verdad que es una utopía, pero está claro que yo voy a luchar por la anarquía. Yo sé que no lo voy a ver porque es difícil. Pero quién me dice a mí que por mi lucha no lo puede ver la gente que viene después de nosotros.

P.: Pero, ¿cómo es la sociedad que te imaginas? ¿Qué sociedad defiendes?
R.: Soy muy ecológico en ese aspecto. Soy primitivo. La misma tecnología que nos ayuda a estar en esta sociedad es la misma que nos ancla. Es la misma que se está cargando la capa de ozono. La misma que se está cargando el planeta. Y no nos damos cuenta. ¿Cuánto llevamos con la Revolución Industrial, con la primera? ¿200 años? ¿Y ya está esto así, que dicen que en 2080 ya va a haber unas olas de calor impresionantes? En sólo 300 años ya nos habremos cargado el planeta.

P.: ¿En esa sociedad hay parlamento?
R.: No, no hay ninguna organización. Cualquier organización se va a corromper. Cualquier organización va a crear unas clases sociales. Yo estoy en contra de la clase obrera, pero porque en la anarquía no habría clase obrera, porque no habría esas diferencias entre unos y otros. No es una dictadura del proletariado. No habría industrias tampoco.

P.: Entiendo entonces que en tu sociedad tampoco habría partidos.
R.: Claro que no.
P.: Ni policías.
R.: Está claro que no.
P.: ¿Estuviste en la manifestación del 22-M?
R.: Sí, sí que estuve.
P.: ¿Qué te pareció?
R.: Pues, en principio iba a ser un movimiento social pero se ha quedado en un movimiento antisistema. Se ha demostrado que la gente está muy cabreada. Que los antisistema tenemos un peso, pero sólo cuando estamos todos juntos. Ese día vinieron de muchas provincias.
P.: ¿Te consideras violento?
R.: Nos llaman violentos, pero lo que intentamos es cambiar esto. Radicalmente. La gente está en la calle pasándolo mal. Te encuentran recogiendo comida en la basura y te multan con 750 euros, que no los tienen. Si no, no estarían cogiendo comida en la basura. Te multan por dormir en la calle. Otros 750 euros. Es una vergüenza. Y salimos a la calle a protestar. Estoy cansado de ver manifestaciones pacíficas y ver cómo se las cargan los policías. Estos se las cargan [señalando a un grupo de antidisturbios]. Sinceramente, estoy muy cabreado y no se merecen ningún respeto.
P.: ¿Crees que la policía tuvo la culpa de los disturbios del sábado?
R.: Tener la culpa la tienen. También es verdad que fuimos los anarquistas los que fuimos a por ellos a saco. Yo estaba en primera línea. Fuimos primero nosotros a por ellos. A gritarles “Policía asesina” y demás.
P.: ¿Entonces provocasteis vosotros los disturbios?
R.: Para mí empezaron ellos porque el pueblo lleva muchas manifestaciones pacíficas y ellos se han portado realmente mal. Así que han empezado ellos. Nosotros lo único que hemos hecho ha sido devolverles la patada que pegan.
P.: ¿Consideras que cualquier respuesta vuestra, como los ataques a la policía del 22-M, es legítima?
R.: Por supuesto.
P.: ¿Hasta las últimas consecuencias?
R.: Hasta las últimas consecuencias. Y defender a los compañeros y compañeras que han sido secuestrados, por así decirlo. Ahora mismo está uno encerrado, en prisión preventiva, que decían que había tirado un adoquín a un policía en la cabeza.
P.: ¿Hasta las últimas consecuencias implica la pérdida de vidas humanas?
R.: Es un tema muy delicado. Sinceramente, no me gustaría que ocurriera. Preferiría que la policía se percatara de lo que hace. Si se unen a nosotros, perfecto. Si no, están contra nosotros. O están con unos o están con otros. Y esto puede acabar mal. Están buscando ellos un muerto. Están hablando de sacar las pistolas reglamentarias.
P.: ¿Puede acabar mal?
R.: Posiblemente. Ellos buscan que haya un muerto.
P.: ¿Crees que la Policía quiere matar a alguien? 
R.: Eso está claro.
P.: Pero hay imágenes del otro día que son duras, donde se ve a manifestantes atacando a policías.
R.: Y suyas también las hay.
P.: ¿Crees que va a ir a más esta tensión?
R.: Lo veo muy negro. No hay que retroceder.
P.: ¿Crees que hay partidos políticos que pueden utilizar estas protestas que estáis organizando en beneficio propio, incluso grupos u organizaciones en los que no pensáis?
R.: Por supuesto. En las guerras civiles siempre hay dos bandos en los que muere la gente por los intereses de sólo dos personas.
P.: En tu opinión, ¿no hay democracia en España?
R.: Aquí en España la democracia no ha existido nunca. La embelleció Adolfo Suárez, el que ha vuelto a maquillar un poco estas últimas protestas, porque su muerte no ha hecho otra cosa más que tapar la imagen de la protesta. Quién te dice a ti que en realidad no lo han matado para ocultar otra cosa. Eso es posible. Por qué no. La realidad supera a la ficción.