Enllaç de la web del sindicat   www.uspac.cat

Total de visualitzacions de pàgina:

dimarts, 3 de juny de 2014

Un homenatge per aquest policia

Gaetano Acerra, el nuevo héroe de Facebook

El agente que conmovió al mundo con un emotivo abrazo


El abrazo millonario

Aquel día transcurría con normalidad. Gaetano Acerra circulaba en su vehículo policial patrullando la localidad de Sumter, en Carolina del Sur, cuando recibió el aviso por radio: "un niño de trece años ha llamado enfurecido al 911 pidiendo asistencia porque piensa escaparse de casa", suena la voz metálica en la radio del coche patrulla.
Vaya, aquel aviso no era habitual y se produjo la secuencia que tanto hemos visto en las películas: sirena, giro brusco del volante y a toda mecha a la dirección indicada. Acerra llegó a la calle y se encontró con un crío enfurecido y con los ojos enrojecidos de llorar.
"¿Qué te ocurre?", no había trámites que cumplir, la pregunta salió sincera de boca del policía. El pequeño Cameron Simmons confesó que acababa de discutir con su madre y quería irse de casa.
"Me duele mucho la espalda", agregó. El agente intentó calmarle y le acompañó a su domicilio para poner orden en el asunto, pero fue ahí donde descubrió la verdadera realidad del niño. La cara B que pocas veces sale a la luz y que casi nunca tiene hueco en los noticiarios: la habitación de Cameron no tenía muebles. Ni uno. "¿Dónde duermes?", preguntó estupefacto, "a veces en una colchoneta, y otras en el sofá", contestó dejando patente la penuria económica del hogar.

Con la piel curtida de asaltos, navajazos y demás delitos que se daban en la zona, Acerra no pudo asimilar aquello. Le dio su teléfono móvil y prometió que volvería a echarle un cable. ¿Como policía? No, más bien como ser humano. Terminó su turno y comenzó una carrera contra reloj de llamadas, correos y WhatsApps, pidiendo ayuda para Cameron a sus amigos.

La respuesta solidaria no tardó en llegar y Caetano pidió ayuda a su hermano Ferdinando para llevar todos los bártulos fruto de la generosidad de sus allegados. El encuentro fue emocionante y de repente sucedió: el enorme agente y el crío se fundieron en un sentido abrazo. Su hermano contempló conmovido la estampa e hizo algo cada vez más habitual. Foto con el móvil y a Facebook.

El abrazo incondicional de dos realidades separadas por un abismo hizo el resto. Ahí no hacían falta comentarios ni explicaciones y los Likes llovieron a miles del cielo. ¿Cómo se podía ayudar a aquel chaval? El asunto se les fue de las manos y en cuestión de horas se encontraron con muchísimos apoyos que llegaban, además, de todos los puntos del globo.
El fornido agente fue haciendo entrega de cada donación, también de universidades e instituciones, y fotografiándose con ella en compañía de un sonriente Cameron. Pronto fue tal la avalancha de correos y Me gusta en Facebook que los Acerra decidieron crear una fundación bautizada como The Officer Acerra Foundation que recaudaría fondos para los más desfavorecidos, y el agente se convirtió en un habitual de los telediarios.
Estamos cada vez más justos de héroes y ese espontáneo abrazo era la prueba que todos necesitaban para entronar al hasta entonces, anónimo policía. Su perfil supera ya los 2.000 Me gusta y hasta la fecha la fundación ha recaudado más de 10.000 dólares y parece claro que la cifra no se va a quedar ahí.
"Muchas gracias a todos, esto es increíble", es lo último que podemos leer en su muro.