Enllaç de la web del sindicat   www.uspac.cat

Total de visualitzacions de pàgina:

diumenge, 3 d’agost de 2014

78 € al dia

El Estado gasta más en un preso que en un parado

  • Mantener un recluso costará este año 16.064 euros, es decir, 44 euros al día. Un parado con hijo recibirá 13.419 euros al año.
  • El gasto en sanidad y farmacia es de 77 millones. La partida de alimentación superó los 80 millones en 2012
Celda de 13 metros de la nueva cárcel Pamplona Celda de 13 metros de la nueva cárcel Pamplona

El Estado gasta más en mantener un preso que en la prestación por desempleo de un padre de familia. La Administración central dedicará este año 1.102.129 millones de euros para la gestión de las 72 cárceles españolas en las que trabajan 25.000 empleados públicos. En esta partida se incluyen el gasto de personal, las inversiones (6,8 millones), el presupuesto en asistencia sanitaria y farmacéutica (70 millones), el coste del mantenimiento de los edificios y la custodia de los presos
Con lo presupuestado para Instituciones Penitenciarias, el coste anual por recluso alcanza los 16.064 euros, es decir, algo más de 44 euros al día. En el caso de un parado con hijo le corresponde una prestación de 1.242,52 euros al mes y obtendrá la ayuda durante dos años si ha cotizado lo máximo, 2.160 días en los últimos seis años. No obstante, este desempleado no cobrará la misma cuantía todo el tiempo, sino que a partir del sexto mes se reduce. La ley establece que durante los primeros 180 días tendrá el 70% de la base reguladora y a partir del sexto mes se rebaja al 50%. Al final, este parado obtendrá unos ingresos de 13.419 euros al año por la prestación.
Una familia media en España con dos hijos destina a la cesta de la compra 5.565 euros y a la hipoteca 6.841 euros. Si a esto se suma los 1.319 euros que cuesta la educación de cada hijo al año y los 5.439 euros de transporte, resulta muy difícil que los números salgan.
El coste de mantenimiento de las cárceles ha saltado a la escena pública, después de que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, rechazara el proyecto de la nueva cárcel de San Sebastián, en el que figuraban celdas con televisor de plasma y una piscina cubierta. Fernández Díaz ha dejado claro que no se construirá así ese centro penitenciario, pues “no es razonable” tales comodidades.
El Gobierno subraya que la austeridad también se aplica en las cárceles. El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, ha manifestado que se está revisando el modelo de las futuras prisiones, y evitar así otra polémica como la de cárcel de Pamplona, cuyo proyecto incluía celdas con televisiones con plasma y piscina, aunque finalmente estos servicios se eliminaron. 
Los 16.064 euros que le cuesta al Estado mantener a cada preso al año es lo que dicen los presupuestos de 2013. Pero ACAIP, el sindicato de funcionarios de prisiones, sostiene que el coste es mucho mayor en la práctica, un gasto que dice que se se acerca a los  25.000 euros. “Hay una gran proporción de internos en tratamiento farmacológico por trastornos mentales y adicciones. Eso es bastante costoso”, indica un portavoz del colectivo.

Ocho años de media entre rejas

Según un estudio entre 700 reclusos de Madrid, Cataluña y Zaragoza, ocho de cada diez internos recibe medicación en algún momento de su estancia en prisión y el 70% necesita tratamiento por el efecto del consumo de drogas.
Un preso en España está de media ocho años entre rejas y suele ser por tráfico de drogas.
Un estudio publicado en la UNED en 2012 señaló que el coste por recluso es de 51,85 euros al día, y en Catalunya, la única autonomía con competencia en prisiones,  el gasto es de 78 euros. Según este trabajo, dirigido por el profesor Carlos Vázquez González, los costes en España son menores que en Alemania (94,41), Italia (121,25), Gran Bretaña (129,4), y superan los de Portugal (44,43), República Eslovaca (41,49), República Checa (33), o Rumanía (22).
En todo caso, el presupuesto de Interior para las cárceles toma como base una población reclusa de 60.500 internos. Pero la cifra de penados es mayor, 68.597. Los delitos más frecuentes son de tráfico de drogas y robos y hurtos (35.282 presos cumplen condena por esos hechos delictivos).
En Catalunya ha estallado la controversia al difundirse la información de que hay dos nuevos centros penitenciarios acabados que no pueden abrir por falta de financiación. Las prisiones de Puis de les Basses (Figueras) y El Catllar (Tarragona) cuestan más de un  millón al mes sin estar abiertas. Además, la Generalitat ha cerrado las piscinas de dos cárceles porque le cuesta mantener cada una 10.000 euros por temporada.
El Gobierno catalán pasó de mantener piscinas, a eliminar la merienda de los reclusos como medida de ahorro. A partir de julio de 2012 los reclusos dejaron de disfrutar del bocadillo de media tarde, con la excepción de un centro.
El menú de un preso en España cuesta de media entre 3,65 y 4,15 euros, un importe que se distribuye en tres comidas diarias. En Catalunya, la factura llega hasta los 11 euros.
La Asociación Profesional de Funciones de Prisiones plantea al Estado una serie de medidas para reducir el gasto, como revisar la situación de los internos en 3º grado para que se les aplique otro régimen; ampliar los convenios de extradición de reclusos extranjeros y revisar la política de creación de nuevas prisiones.
España es uno de los países de Europa Occidental con más masificación en las cárceles. Según el Centro Internacional de Estudios de Prisiones, hay 149 presos por casa 100.000 habitantes. Se supera la tasa de Francia (101), Bélgica (100), Alemania (80), Dinamarca (68), Grecia (101) o Portugal (133).
El estudio de la UNED señala que la tasa de población reclusa es mayor en España no porque los jueces condenen más, sino porque los reclusos pasan aquí más tiempo en prisión, por el cumplimiento efectivo de las penas. "El sistema está saturado, al 141% de su capacidad".