Enllaç de la web del sindicat   www.uspac.cat

Total de visualitzacions de pàgina:

dissabte, 23 d’agost de 2014

Desmuntant mites

Força interessant


Percepción ciudadana de los Policías

Primeramente quiero diferenciar lo que pueda percibirse como imagen de arrogancia por parte de los agentes de policía de las posibles faltas de respeto que puedan tener algunos agentes cuando interactúan con los ciudadanos, que bajo mi punto de vista es injustificable aunque poco habitual.

Lo que si es posible justificar desde un punto de vista comunicativo es la imagen aparentemente arrogante que pueden dar, en momentos puntuales algunos agentes de policía.

Los ciudadanos solemos sacar una primera impresión de las personas que tenemos a nuestro alrededor en un tiempo extremadamente corto, alrededor de 4 segundos. Muy frecuentemente esta primera impresión puede interpretarse de forma errónea por falta de información.

Determinados gestos y movimientos que hacen los agentes de policía, pueden interpretarse como arrogantes o poco amigables. La mayoría de veces los ciudadanos de forma inconsciente pueden interpretar esta actitud como poco apropiada originado por que unos y otros viven realidades diferentes en función del rol que asumen dentro de la sociedad. Estos gestos, poco apropiados por algunos ciudadanos están originados como mecanismos de autodefensa a modo de prevención. Un policía suele controlar su entorno de una forma diferente al de cualquier ciudadano, suele mantener una actitud de vigilancia generalmente activa y no nos podemos olvidar que inconsciente han de velar por su seguridad y la de las personas que hay a su alrededor.  Estos gestos inconscientes forman parte del trabajo policial, trabajo que conlleva un riesgo extra a ser agredido sin motivo aparente por personas que inicialmente puedan pasar desapercibidas a cualquiera. Este mecanismo de defensa, se activa de forma inconsciente en cualquier ser humano que se sienta en peligro y claro está en una misma situación la percepción de peligro puede ser muy diferente para el ciudadano que para el policía. Esta incongruencia semántica provoca emociones negativas en los ciudadanos que desconocen esta información.

Sobre todo no hay que olvidar que los agentes de policía son seres humanos como cualquier otro ciudadano y reaccionan emocionalmente como cualquier ciudadano de a pie, a diferencia de poseer una predisposición y obligación a arriesgar su integridad física por cualquier persona que lo necesite.

Con la información que facilito en este artículo tengo la esperanza que las personas que lo lean consigan interpretar de forma adecuada la actitud policial y comprender que lo que se interpreta como arrogancia un día les pueda salvar la vida o la vida de algún ser querido.

Para ilustrar el artículo he creído oportuno adjuntar una noticia del diario La Razón referente a intervención policial reciente, en ella queda en evidencia perfectamente a lo expuesto.

LA NOTICIA

Uno de los agentes, una joven en prácticas de 22 años adscrita a la unidad de Seguridad Ciudadana, fue agredida por un ciudadano cuando procedió a pedirle identificación. Fue apuñalada en la cabeza, el hombro izquierdo y la escápula derecha, por lo que ha sido trasladado por el Samur en estado grave al hospital Gregorio Marañón.
El atacante, un nigeriano de religión islámica con antecedentes penales por resistencia a la autoridad, logró quitarle la pistola a la agente, y hasta el lugar se desplazó un coche patrulla con otros dos policías, momento en el que se produjo un tiroteo. Las balas alcanzaron a los dos   agentes, pero gracias al chaleco antibalas lograron salvar su vida.

En la refriega, el agresor también atacó con un machete a los policías. Al lugar de los hechos se han acercado sanitarios del Samur-Protección Civil, que han atendido a tres agentes. Se trata de un hombre de 22 años, que presentaba una herida por arma blanca en el hombro izquierdo, en la escápula derecha y en la cabeza y ha sido trasladado en estado grave al hospital Gregorio Marañón.   


También ha necesitado asistencia otro policía, que tenía una contusión en el pecho, una herida en la cabeza y otra herida incisa en el hemitórax derecho, por lo que ha sido trasladado el Hospital 12   de Octubre, donde permanece con pronóstico reservado.  


Los sanitarios del Samur también atendieron a un tercer agente, varón de 29 años de edad, con una herida en la cabeza. Ha sido dirigido en una ambulancia al Hospital de la Paz, donde se encuentra   ingresado también en pronóstico reservado.