Enllaç de la web del sindicat   www.uspac.cat

Total de visualitzacions de pàgina:

dimarts, 16 de setembre de 2014

I ara qui ho paga això ?

El Manel Prat ?

O, amb els diners d’Andorra ?

El juez procesa a dos mossos por el caso Quintana

Los agentes deben depositar una fianza de 200.000 euros por los daños causados a la mujer, herida durante una manifestación | El auto judicial considera que la actuación de los mossos fue desproporcionada 

El juez procesa a dos mossos por el caso Quintana

"La conclusión indiciaria no es otra que las lesiones de Ester Quintana le fueron ocasionadas por una pelota de goma lanzada por el agente imputado, por orden del subinspector". Así de taxativo es el auto de procesamiento contra dos agentes de los mossos dictado por el magistrado Francisco González Maillo, por los hechos ocurridos en la manifestación del día de la huelga general del 14 de noviembre del 2012, en la cual esta mujer perdió el ojo izquierdo. En el mismo escrito, el juez requiere a los policías para que depositen una fianza de 200.000 euros, para responder de posibles indemnizaciones por las lesiones causadas.

Con el auto de procesamiento, la causa judicial por las heridas sufridas por Ester Quintana está prácticamente concluida. El 16 de octubre, el juez notificará en persona a los agentes el auto para que aleguen lo que quieran y, si no ocurren sorpresas, el sumario quedará terminado. Las penas que pueden solicitarse, pues no se descarta en la investigación judicial la posible intención de causar daño, pueden superar los nueve años de prisión.

Según el auto de procesamiento, el 14 de noviembre del 2012 Ester Quintana participó en la manifestación convocada con motivo de la huelga general, cuando, poco antes de las nueve de la noche, resultó alcanzada en el paseo de Gràcia, cerca de la Gran Via, por un proyectil que le causó la pérdida del ojo izquierdo. En el escrito del juez se asegura que fue una pelota de goma, de acuerdo con el informe de los forenses, pues fue un objeto como este el "único que pudiera haber causado dichas lesiones atendidas las características" de la herida. Los Mossos siempre han negado que ese día se dispararan pelotas de goma, y ningún mando admite haber dado la orden de hacer uso de este material, pero el magistrado cree que se realizaron disparos, y añade que, al concluir el servicio del día, los antidisturbios realizaron un recuento "del material, lo cual no se documentó. Las pelotas se guardaban en la propia furgoneta, sin que existiera un control riguroso de su número, ni especiales medidas para poderlas coger".

En el relato judicial se expone que, a lo largo de la jornada, se produjeron sucesos violentos, pero en otras zonas de la ciudad, y "no aparece en las distintas grabaciones que se estuvieran produciendo especiales incidentes", donde estaba la víctima. "Los manifestantes, cual era el caso de perjudicada, se estaban marchando. No se trata de una persona (Ester Quintana) que participara en actos violentos de enfrentamientos con la policía, sino de alguien que ejerce su legitimo derecho constitucional de manifestación y se encuentra con una actuación policial que cabe considerar indiciariamente desproporcionada y acaba perdiendo un ojo por esa actuación".