Enllaç de la web del sindicat   www.uspac.cat

Total de visualitzacions de pàgina:

dissabte, 25 d’octubre de 2014

Batlle i les coses que “grinyolen”

No va ser això el que es va dir aquells dies eh?

Batlle reitera que Mossos y Guardia Urbana se coordinaron bien en la búsqueda del agresor de Lleida

El director de la policía catalana lamenta los rumores que apuntaBatlle reitera que Mossos y Guardia Urbana se coordinaron bien en la búsqueda del agresor de Lleida

El director general de la policía de la Generalitat, Albert Batlle, durante su comparecencia en el Parlamento. ACN / Pol Solà ban a que el agresor era inmigrante

Barcelona. (ACN).- El director general de los Mossos, Albert Batlle, ha dicho este jueves en el Parlamento que la policía catalana y la Guardia Urbana de Lleida trabajaron plenamente coordinados en la búsqueda del hombre que apuñaló cinco personas el pasado 22 de septiembre. Según Batlle, ambos cuerpos trabajaron juntos y se comunicaron en todo momento las novedades, a pesar de algunas suspicacias insinuadas más tarde. Batlle aseguró que la imagen del agresor captado por una cámara de tráfico fue puesta a disposición de los Mossos inmediatamente.
En una comparecencia en el Parlamento, Batlle ha querido enterrar cualquier sospecha de descoordinación policial en la búsqueda del joven que apuñaló cuatro inmigrantes y un hombre de nacionalidad española en plena calle y en pocos minutos de diferencia. Según él, los dos cuerpos policiales desplegaron un gran dispositivo para buscar al sospechoso y dar tranquilidad a la población. Las conversaciones entre mandos y políticos fueron constantes, dijo Batlle, que también ha agradecido la información aportada por los ciudadanos y el hecho de que muchos mossos fuera de servicio se presentaran como voluntarios para trabajar durante esas horas.
Batlle ha explicado que en algunos momentos llegaron a trabajar hasta 140 policías en el dispositivo de búsqueda, entre agentes de seguridad ciudadana, investigación e información. También ha agradecido a la policía española que informara, una vez detenido el hombre, que tenía un antecedente por haber apuñalado un colombiano en Logroño a gritos de "negro de mierda" y que pertenecía a una entidad de ultraderecha de La Rioja.
El director de los Mossos ha hecho un relato de los hechos, iniciados hacia las 5 de la tarde del 22 de septiembre cuando Alejandro R., estudiante de Medicina, incendió el piso de alquiler donde vivía con gasolina que había comprado esa mañana. A las 17:29 horas salió a la calle con un cuchillo y cerca de su casa ya apuñaló a un hombre de origen peruano dos veces. A pocos metros hizo lo mismo con una mujer magrebí acompañada de su hija de cuatro años. Más tarde apuñaló en el abdomen a un hombre de nacionalidad española pero de piel morena y el cuarto fue un ciudadano de origen chino. Finalmente, hacia las 17:35 horas cometió la última agresión, a un paquistaní al que dejó clavado en el hombro el cuchillo.
A pesar del fuerte dispositivo, aquella tarde no fue localizado. En cambio, el individuo emprendió un largo periplo que le llevó a caminar decenas de kilómetros para poblaciones de alrededor. Al día siguiente llegó a Balaguer, entró a un bar, pidió un taxi y volvió a su piso de Lleida. Como estaba quemado, recogió los cristales, se cambió la camiseta que llevaba todavía del día anterior y fue a tirar los cristales en un contenedor y el supermercado. Decidió entregarse a la policía. Mientras iba hacia la comisaría de los Mossos, cerca de su casa, se cruzó con una patrulla de la Guardia Urbana. La detuvo y confesó los crímenes.
Paralelamente, ese mismo día 23 los padres del joven recibieron una llamada de la inmobiliaria propietaria del piso de su hijo, alertando de que el piso estaba quemado y que el chico no aparecía. Ni los vecinos ni un amigo suyo sabían nada. A la vez, ni los Bomberos ni los Mossos vincularon el incendio con las cinco agresiones porque desconocían el inquilino. Los padres se desplazaron de Logroño a Lleida y denunciaron, la tarde del 23 de septiembre, la desaparición. Pero el chico se entregó paralelamente.
La investigación policial había intentado reconstruir el itinerario del joven, hablando con testigos de las agresiones ya que las víctimas no podían hacerlo porque estaban hospitalizadas en estado grave. Se buscaron imágenes de cámaras de seguridad y una de ellas, que sólo graba cuando un vehículo se salta un semáforo en rojo, habría captado el joven. A pesar de los rumores, Batlle aseguró que la Guardia Urbana facilitó la imagen, no muy nítida, a los Mossos.
Una vez arrestado, el joven fue trasladado al Hospital Arnau de Vilanova, donde los responsables de urgencias el derivaron a la unidad de psiquiatría del hospital Santa María, donde determinaron que no tenía ninguna afectación mental y que podía devolver a comisaría. Después la policía local lo trasladó a las dependencias de los Mossos.
Neonazi
El registro del piso del joven evidenció sus vínculos con la ultraderecha, al descubrir en ella cuatro libros y 16 dibujos con simbología neonazi. Además, la Comisaría General de Información, gracias a la policía nacional, conoció los antecedentes ultras del joven en Logroño. Además, las agresiones fueron a cuatro personas de razas diferentes y el quinto era un hombre moreno que podía ser confundido con un inmigrante.

Además de desmentir la supuesta descoordinación, Batlle también ha lamentado que inicialmente corrieran rumores infundados sobre el autor de los apuñalamientos, cuando aún no había sido detenido. Las redes sociales, algunos medios de comunicación e incluso Plataforma por Catalunya dijeron que podía llegar a haber hasta diez víctimas, alguna de ellas en Tàrrega, y que el autor era un inmigrante, supuestamente magrebí.
El director de los Mossos ha dicho que ellos no hicieron correr esta descripción y ha lamentado la poca "responsabilidad" de algunos medios en difundir esta información sin fundamento. Por ello, ha pedido una "reflexión" a los periodistas en casos similares.
Los diputados de la oposición han lamentado los hechos, han felicitado a los cuerpos policiales y algunos de ellos han advertido de que el racismo y la xenofobia se han de perseguir desde el inicio para que no deriven ni en agresiones graves como esta ni en rumores falsos.
Derechos de los detenidos
En la primera parte de la comparecencia, Batlle ha explicado que desde hace unos días los Mossos ya aplican una directiva europea sobre los derechos de los detenidos. La directiva debería haberse transpuesto a la legislación española en junio, pero el gobierno del PP aún no lo ha hecho. Así, la policía catalana, antes de que la Guardia Civil o la policía española, ya aplica tres de los cuatro derechos reconocidos en la nueva directiva.

A partir de ahora, los detenidos tendrán una copia de la declaración de lectura de sus derechos como detenido, se le informará de la duración máxima de la detención y se le informará de su derecho a la 'habeas corpus', que supone pasar directamente a disposición judicial si se considera que la detención es ilegal. El cuarto derecho reconocido por la Unión Europea es el de acceso material a los documentos del expediente policial. Esto, según Batlle, es "controvertido", porque podría suponer entorpecer la investigación policial o incluso revelar la identidad de las víctimas. Por ello, de momento no aplican este cuarto derecho, a la espera de lo que haga el Congreso de Diputados y observando  

Unió Sindical de la Policia Autonòmica de Catalunya
Tel. + WHATSAPP: 644211680
Pàgina web: http://www.uspac.cat/
Correu electrònic:  uspac2010@gmail.com i uspac@uspac.cat