Enllaç de la web del sindicat   www.uspac.cat

Total de visualitzacions de pàgina:

dilluns, 24 de novembre de 2014

Us sorprèn??

Doncs és culpa vostra polítics, de ningú més
Culpa d’una incompetència manifesta, i que només vetlla per salvar el seu cul i seguir a la poltrona.
DIARI de Tarragona

Treinta personas rodean a dos Mossos que detenían a un supuesto vendedor de droga en Campclar

El arrestado logró pasar las dosis y el dinero a una mujer

Un grupo formado por unas treinta personas rodeó a dos Mossos d’Esquadra cuando detenían a un hombre que presuntamente estaba vendiendo droga en Campclar. Finalmente, los agentes lograron reducir al sospechoso, quien antes pudo pasar lo que llevaba encima –dos dosis presuntamente de cocaína, el dinero y el teléfono móvil– a una mujer, quien fue detenida al día siguiente.
Una patrulla de paisano se encontraba de servicio el pasado lunes y vio a dos personas en actitud sospechosa. Cuando los agentes se acercaron a ellos, oyeron que decían: «Cuidado, que se acercan». Seguidamente, uno de los sospechosos comenzó a gritar «socorro, que me quieren matar», medio en castellano y medio en árabe. El supuesto vendedor comenzó a dar puñetazos y golpes con los pies a los agentes –que pudieron esquivar los envites–, mientras seguía gritando y escupiendo. Con ello consiguieron que se acercaran unas treinta personas. Algunos de ellos gritaron a los mossos que dejasen ir a su amigo.
Los concentrados, mientras se acercaban, se ponían más agresivos con la intención de liberar al detenido, por lo que los agentes solicitaron unidades de apoyo. El grupo acorraló a los agentes en uno de los patios interiores.
Mientras el grupo intimidaba a los mossos, aparecieron tres mujeres, que se acercaron al detenido y cogieron las pruebas. Los agentes intentaron evitarlo, pero no pudieron. El sospechoso gritó a los agentes que las dejaran y que no las tocaran, que era su familia y que el dinero era para pagar el alquiler. El sospechoso fue identificado como Abdellah Ch., de 34 años de edad.

Al día siguiente, los agentes volvieron a la zona en busca de la sospechosa. En uno de los patios interiores vieron a tres mujeres, una de las cuales era la que había cogido los efectos del detenido. Los mossos se acercaron a ella y la detuvieron, acusada de un delito de encubrimiento y atentado a agentes de la autoridad –por haber empujado a los mossos–. Fue identificada como Malika Ch., de 59 años y de nacionalidad también marroquí.