Enllaç de la web del sindicat   www.uspac.cat

Total de visualitzacions de pàgina:

dijous, 8 de gener de 2015

Se li’n diu “tram autonòmic”

Sempre paguem més que la resta, i no sempre és culpa de Madrid
Deixeu d’emportar-vos els diners a Andorra!!!

Las rentas bajas pagarán más IRPF en Catalunya y Andalucía

Un catalán que cobre 16.000 euros abonará 177 euros más a Hacienda que un madrileño | Madrid es la comunidad que menos tributa en casi todos los tramos | Las diferencias de tributación en la banda alta son de 7.000 euros por declarante

Las rentas bajas pagarán más IRPF en Catalunya y Andalucía
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, en una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrada en Madrid Emilia Gutiérrez

Los contribuyentes con ingresos brutos de 16.000 euros y sin hijos que residan en Catalunya pagarán el año próximo por el impuesto de la renta 177 euros más que los que tengan su domicilio fiscal en Madrid. La razón es que en la Comunidad de Madrid, el Gobierno de Ignacio González, ha optado por rebajar los tipos de tributación en la mayoría de los tramos, mientras que la Generalitat los ha mantenido inalterables. En concreto un contribuyente catalán que gane 16.000 euros pagará 1.653 euros, frente a los 1.476 de uno con residencia en Madrid. Como se aprecia en el gráfico adjunto, en Andalucía los contribuyentes con menos ingresos tendrán un trato similar al que reciben los ciudadanos en Catalunya.

Eso sí, todos los contribuyentes notarán una rebaja fiscal respecto a lo que pagaron este año derivada de la reducción de la tributación que puso en marcha el Ministerio de Hacienda y que implica la reducción de los tramos del IRPF, y los tipos, en el año fiscal que comienza el jueves.

El IRPF es un impuesto compartido entre el Estado central y las comunidades autónomas. El Gobierno tiene potestad para legislar y poner el tipo que considere sobre el 50%, mientras las comunidades sobre el otro 50%. El hecho de que la Generalitat no haya modificado su tributación ha obligado a reelaborar el impuesto integrando las dos escalas: la autonómica y la estatal. El resultado es que el año próximo en lugar de los siete tramos de tributación que había en el 2014, en Catalunya habrá 10, el doble de los que quería el departamento de Montoro.

Esta circunstancia provoca que a determinadas rentas medias y altas que tributan en Catalunya les salga una declaración de la renta proporcionalmente más beneficiosa que a los que menos ganan, en relación con los tipos en las otras comunidades.

Incluso si se toma como base el modelo de referencia de IRPF que ha diseñado el Gobierno (que sólo ha asumido Murcia de forma completa) se comprueba como ese contribuyente con ingresos de 60.000 euros acaba pagando menos renta en Catalunya que con el modelo con el que Hacienda calcula la reforma fiscal, pero que luego cambia en cada comunidad. Por ejemplo, un contribuyente catalán que ingrese 60.000 euros al año pagará 480 euros más que uno que resida en Madrid, una proporción mucho menor que la diferencia que separa a los contribuyentes de 16.000 euros (177 euros).

Los ejemplos en los cuadros adjuntos han sido elaborados por Crowe Horwarth para La Vanguardia. En las estimaciones realizadas se han tenido en cuenta las deducciones por gastos sociales correspondientes como la seguridad social, así como las reducciones por rendimientos de trabajo previstas para el año próximo en cada comunidad autónoma. No se han tenido en cuenta, en cambio, pequeñas deducciones que puedan existir a escala de comunidad autónoma, pero que no harían modificar sustancialmente las cuentas.

En el caso de los contribuyentes con un hijo a su cargo las diferencias son algo menores porque la tributación es también más baja en general en todas las comunidades. De esta manera, un catalán con 16.000 euros de ingresos y un hijo pagará de IRPF el año próximo 1.125 euros, frente a los 1.008 euros de un madrileño, 117 euros menos.

En el caso de las rentas más altas, Catalunya no es la comunidad con una presión fiscal más elevada y es superada, entre otras comunidades, por Andalucía, Asturias y Extremadura. El territorio con una fiscalidad más ventajosa para las rentas más altas es Madrid. Según el ejemplo estudiado, un contribuyente que ingrese 300.000 euros en Madrid el año próximo pagará 121.492 euros de impuestos frente a los 128.468 que debería abonar si reside en Catalunya: la diferencia es de 6.976 euros. En Extremadura la cuota que pagar a Hacienda será de 131.167 euros.

Muchas de las comunidades autónomas han decidido bajar impuestos justo el año en el que hay elecciones. Lo mismo sucede con el Gobierno central. Esta semana, el conseller de Economia de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, calificaba de "electoralista" la medida del Gobierno de rebajar el IRPF en su parte del tramo estatal. Al mismo tiempo, el conseller Andreu Mas-Colell descartaba que la Generalitat pudiera llevar a cabo una rebaja de impuestos y se preguntaba de forma retórica cómo se reinstauraría la paga extra de los funcionarios si no se paga con los impuestos. La lógica utilizada por la Generalitat para recuperar la extra no es porque las finanzas públicas lo permitan, sino para no penalizar a los funcionarios de la Generalitat respecto a los del resto del Estado.

La mayoría de las comunidades que han llevado a cabo rebajas de impuestos lo han hecho a través de la ley de acompañamiento de los presupuestos. En Catalunya todavía no se han aprobado los presupuestos ni tampoco su ley de acompañamiento. Lo que sucede es que como no se ha modificado el tramo autonómico del IRPF no es necesario aprobar ninguna ley. El conseller de Economia recordó esta semana que la fiscalidad de la renta actualmente en vigor es la misma que aprobó el anterior Govern tripartito. En aquella reforma se elevó la presión fiscal a los contribuyentes con más ingresos.

De cara al 2016, la Generalitat no ha decidido aún si mantendrá el IRPF o aplicará una reforma.
Un tramo es más bajo en Catalunya

A pesar de la rebaja fiscal llevada a cabo por la Comunidad de Madrid existe un pequeño tramo de tributación en el que los que residan en Catalunya se beneficiarán de un tipo marginal inferior al de Madrid. En concreto, los contribuyentes con una base imponible de entre 34.000 y 35.200 euros pagarán un tipo de renta marginal del 34% en Catalunya frente al 37,5% de Madrid, como se aprecia en el gráfico de esta página. La razón de esta diferencia es que en Catalunya habrá diez tramos de tributación frente a los ocho de Madrid. Eso hace que determinados contribuyentes de Madrid salten de tramo, tributando a uno superior.

El tipo marginal es distinto del tipo medio de tributación salvo para el primer tramo que es idéntico. Para cada tramo de tributación, todos los contribuyentes pagan lo mismo. Así, por ejemplo, en el caso de Catalunya una persona con 17.701 euros de base imponible, el primer tramo tributa al 22% y el segundo –el que va de 12.450 a 17.707– al 24,5%. Obviamente el tipo medio de tributación es inferior al tipo marginal de su último tramo.

La base imponible se obtiene restando de los ingresos de un contribuyente las diversas deducciones ya sean por gastos sociales u otros ajustes. Así, por ejemplo, la base imponible de una persona que ingrese 16.000 euros sin hijos en Catalunya es de 13.000 euros.